La Jornada "Sociedad Atlántica de Oceanógrafos" finaliza con una ponencia sobre los sebadales

La Jornada "Sociedad Atlántica de Oceanógrafos" que se celebró entre los días 14 y 16 de noviembre en el Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología se clausuró con la charla de Fernando Tuya, profesor contratado de la ULPGC y miembro del grupo Biodiversidad y Conservación del IU-Ecoaqua. Tuya resumió en los escasos 40 minutos que duró su ponencia las conclusiones sobre las investigaciones de los sebadales que el grupo en el que trabaja ha llevado a cabo.  

Importancia ecológica de los sebadales

Tuya comenzó su charla divulgativa con una visión sinóptica de la importancia ecológica de las praderas submarinas formadas por la fanerógama cymodocea nodosa. Entre los diferentes beneficios medioambientales de estos biotopos (estabilidad sedimentaria, filtración del agua, aumento de la biodiversidad) uno de los que tienen mayor impacto positivo para el ser humano es la riqueza pesquera que generan ya que ofrecen un excelente refugio para los alevines y es la base de complejas y ramificadas redes tróficas.  Se ha intentado dar un valor a esta producción pesquera, exactamente 310 kg por hectárea de sebadal, traducido en términos económicos esto supone 1690 euros por hectárea o lo que es lo mismo en toda Canarias, siguiendo las estimaciones expuestas por Fernando Tuya, anualmente las producción pesquera asociada a los sebadales es de 1.014.000 de euros al año.

Situación no tan preocupante

Las poblaciones de cymodocea nodosa, a pesar de los problemas ambientales de origen antropogénico, conservan gran parte de sus extensiones originales, algo que no ha pasado con otras comunidades vegetales del archipiélago como la laurisilva.

No hay motivo para ser muy pesimista sobre la conservación de los sebadales ya que si bien en islas como Tenerife y Gran Canaria existe un claro retroceso del área submarina ocupada por las sebas, en otras como el Hierro o la Gomera se ha observado que  está superficie se mantiene estable o incluso está experimentando una ligera expansión.

Dentro de los fondos submarinos alrededor de una isla no hay una tendencia única. En el caso de Gran Canaria, a pesar de que las estadísticas muestran un retroceso de los sebadales, hay lugares donde se mantienen en un buen estado, especialmente en zonas de especial conservación,  ZEC. Como ejemplos  paradigmáticos  de retroceso  encontramos el sebadal de la Bahía de Arinaga, muy afectado por la construcción del nuevo puerto, o los de Telde, Mogán y la Bahía de Gando que actualmente están sufriendo una fuerte regresión. En cambio,  los de Juncalillo del Sur y Playa de Inglés se mantienen estables.

Fernando Tuya explicó que la evolución de las poblaciones de cymodocea nodosa depende de más factores que los impactos directos más evidentes del ser humano sobre el medio ambiente.

La ponencia acabó con algunas de las posibles de soluciones para evitar la regresión de los sebadales. Una buena noticia en estas medidas de conservación es la de la reintroducción de la cymodocea nodosa en el catálogo de especies protegidas de Canarias.